Cuscús rápido con las verduras del frigo

 

Hay platos que sientan verdaderamente bien y el cuscús es uno de ellos. Alrededor de él la gente se siente relajada, pasan las cucharas entre la sémola, la salsa, la cebolla, el guiso. Empiezas a comer y el tiempo vuela intentando coger de todo en una sola cucharada. Es un plato tan sabroso y sencillo que llegará al corazón de todos.

Cuscus

Ingredientes
6 raciones
1 hora y media

Guiso
1 pechuga de pollo
1 muslo de pollo
200 g de carne de cordero
2 calabacines
1 berenjena
1 tomate
2 zanahorias
½ col
150 g calabaza
1 cebolla
2 dientes de ajo
150 g garbanzos cocidos
1 cda jengibre rallado
½ cucharadita de cada: semillas de comino, canela molida, clavo y nuez moscada
1 cdita cúrcuma

Cebolla caramelizada
4 cebollas
Aceite de oliva

Sémola de trigo
375 g cous-cous
375 g agua
Aceite de oliva
Pimienta
Sal

Corta las carnes en trozos. Pica la cebolla y los ajos y sofríelos hasta que estén dorados. Añade la cucharada de jengibre y remuévelo para que no se queme..

Machaca las semillas de comino junto a unas flores de clavo y échalas junto al resto de las especias en la olla para que se tuesten una pizca y den todo su aroma. Es importante en este punto subir la temperatura del fuego para que al echar la carne esta se selle casi instantáneamente. Cuando la carne esté dorada añade el tomate cortado en trozos irregulares. Fríelo 2 minutos y agrega todas las verduras cortadas en trozos grandes. Cúbrelo todo con un par de vasos de agua y déjalo cocer a fuego medio durante 40 minutos.

Para caramelizar las cebollas lo más importante es cortarlas lo más fino posible, pon un par de buenas cucharadas de aceite de oliva en la sartén, el fuego no demasiado alto y ten paciencia. La cebolla se volverá translúcida y poco a poco irá perdiendo el agua y dorándose. No se necesita nada más. Pero si la quieres más dulce puedes añadir al final un par de cucharadas de azúcar moreno o un buen vaso de vino dulce.

Cuando todos los comensales hayan llegado a casa, mientras que ponen la mesa, pon 375 g de agua a hervir y, aparte, en un bol echa el cuscús, un pellizco de sal, otro de pimienta y un buen chorro de aceite de oliva. Cuando el agua haya hervido échalo sobre el cuscús, tápalo y espera un par de minutos. La sémola habrá absorbido todo el agua y quedará tierna y suelta.

En la mesa puedes poner cada cosa por separado, unos panes de pita tostados y ¡a disfrutar!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s